Compartir

Fotografía de contexto – Tompkins Conservation

El Servicio Agrícola y Ganadero (SAG) de la Región de Aysén tuvo que realizarle una eutanasia a una ejemplar hembra de huemul, tras dos meses de tratamiento después de haber sido rescatada a fines de abril, en el sector El Claro, en Coyhaique.

El seremi de Agricultura, Felipe Henríquez, señaló que la eutanasia era la “única alternativa viable” tras los esfuerzos que se hicieron durante meses para la recuperación de la huemul. Asimismo, agregó que “Por las condiciones de la herida, por la condición general del animal, hubo que tomar una decisión, que a mi forma de ver y a criterio de todos los profesionales que estuvieron involucrados, era la más correcta, que era parar el sufrimiento del animal y darle una salida más coherente con el bienestar”, señaló el Seremi.

En abril, vecinos de este sector de Coyhaique denunciaron que en las cercanías de la reserva Río Simpson, específicamente en el Puente Osses, una huemul intentaba escapar de una jauría de perros, lo que calzaría con las lesiones que presentó la huemul sacrificada.

“Tenía una lesión importante en la parte posterior de su muslo, lo que le se puede atribuir a que se enredó en los cercos y al traccionar perdió masa muscular, una gran cantidad, por lo que sospechamos que escapaba de algo”, relató el veterinario Guillermo Díaz, encargado de recursos naturales del SAG Aysén.

Asimismo, el seremi realizó un llamado a la comunidad tener más conciencia sobre el impacto que sus perros pueden tener en la fauna silvestre, agregando que “probablemente escapaba de un perro. En el sector tenemos muchas denuncias de ataques a animales domésticos también, entonces, tenemos que generar consciencia en la comunidad de la tenencia responsable de mascotas, de la importancia que tiene cuidar un patrimonio ambiental como el huemul”.

También se ha informado que existen antecedentes previos de muerte de este tipo de ejemplares, especie en peligro de extinción, en este mismo sector y por ataques de perros domésticos.

“Hace dos años hubo un ataque de perros a un cervatillo y también con el mismo resultado de muerte. Fue de tal magnitud el ataque a este huemul que no pudo escapar, fue muy dramático y tampoco lo pudimos sacar adelante, porque las heridas que le causaron los perros al huemul fueron de gran magnitud”, recordó Nelly Morales, Directora (S) del SAG Aysén.

Actualmente en el SAG se está a la espera de los resultados de la autopsia de la huemul que debió ser sacrificada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *