Ejército realizó examen psicológico a soldados conscriptos de la Región de Aysén

Compartir

En el marco del mejoramiento continuo del proceso de selección y dado los acontecimientos acaecidos en marzo pasado en Iquique, donde un conscripto realizó un tiroteo en la Escuela de Caballería de dicha ciudad, la IV División del Ejército de Chile decidió efectuar un examen psicológico detallado a los conscriptos y a quienes decidieron voluntariamente extender su servicio militar por un año más, con la finalidad de resguardar el bienestar de todo su personal.

En este contexto, el psicólogo divisionario, PAC Sebastián Loma-Osorio Jeria, fue el encargado de realizar este test psicológico al contingente perteneciente a las distintas Unidades de la IV División, con la finalidad de establecer el perfil psicológico que tiene cada uno de los jóvenes reclutas y así poder tener una mejor atención sobre la personalidad de cada uno de ellos.

Es importante, mencionar que del total de soldados conscriptos que se sometieron a este examen psicológico, se estima que un importante porcentaje no lo apruebe, quedando en situación de “no recomendables”, y siendo, por tanto, licenciados del servicio. No obstante a ello, estos jóvenes dejan el Ejército de Chile con su situación militar al día.

Si bien es cierto los soldados conscriptos deben ser licenciados, ya que se privilegiará su salud e integridad, es importante mencionar que no significa que se terminen sus posibilidades de desarrollar una carrera militar, puesto que este examen no busca detectar una enfermedad grave, sino que rasgos de personalidad de carácter temporal y que a futuro pueden no presentarse en un nuevo examen. Es así que, en un futuro, estos jóvenes podrían estar en condiciones de postular a las escuelas matrices del Ejército o bien integrarse a las filas de la institución, por un periodo de cinco años como parte de la Tropa Profesional.

Nuevamente este año destaca el alto grado de voluntariedad por parte de los jóvenes, en especial de las mujeres, quienes año a año, han incrementado su interés por ser parte del Ejército a través del Servicio Militar. El Ejército agradeció su participación e informó en un comunicado que “entiende la decepción que puede causar en soldados y sus familias el no aprobar este examen, entendiendo que esto se realiza para resguardar su integridad psíquica y física, dado que los rasgos de personalidad percibidos son susceptibles a desencadenar conductas de riesgo que no son compatibles con la vida militar”.

Finalmente, esta medida, que se agrega a otras orientadas al bienestar del contingente, refleja el deber contraído con las autoridades y la ciudadanía en general para que hechos como los ocurridos en Iquique en marzo pasado no se vuelvan a repetir.